La princesa de san Blas

Resulta deslumbrante que aún no se hayan cumplido veinticuatro horas de la huelga general y Soraya Sáenz de Santamaría, la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, ni siquiera haya destacado alguna referencia a la misma durante su intervención de hoy en el Fórum Europa. Ha hablado del Tribunal Constitucional, del Estado de las Autonomías, de la particular situación de Cataluña e incluso de Ceuta y Melilla, y luego ha dicho que va siendo hora de fijar las competencias entre las administraciones para llegar a acuerdos en el postzapaterismo.

Seguir leyendo

Maldita normalidad

Como lo último que se pierde es la esperanza, siempre encaras este tipo de algaradas soñando con que las televisiones sufren un apagón digital e incluso analógico, que las radios se quedan mudas y los periódicos, igual que si fuese navidad, no salen a la calle. Sabes que no va a ocurrir, pero piensas por un instante que con un poco de suerte lo mismo no funcionan los teléfonos, ni los móviles ni los fijos, así que no podrás conectarte a internet y una vez que te vas del mundo imaginas que el agua no corre por los grifos ni responden los interruptores, porque también han cortado el suministro eléctrico.

Seguir leyendo

Infecciones

Cuatro años y medio después de que se iniciara la Operación Malaya, la desopilante ciudad de Marbella continúa gozando de una deuda de más de quinientos millones de euros y todavía siguen chupando del bote sus cuatro mil cargos de confianza. Estos menganos se llevan a casa el sesenta por ciento de toda la pasta consistorial: ciento cuarenta y tres millones en sueldos.

Seguir leyendo

Hablando en plata

La gran pregunta de esta semana gira en torno a la huelga general del próximo miércoles día 29, ¿será un éxito o un fracaso? Aunque no gocemos de visión cósmica tampoco es tan difícil de imaginar el resultado, porque la gente prefiere esconder la cabeza como hace el avestruz, y eso que está más quemada que la pipa de un indio. No sólo con el gobierno, sino también con la dirección de sus respectivas empresas y los sindicatos que hay en las mismas, aparte de con los políticos en general. La peña que curra, que cada vez es menos, se caga garras abajo con la situación económica que estamos viviendo y que le muerdan un buen cacho del sueldo por no ir al tajo durante una jornada tampoco le hace ni puta gracia. Es más, tiene la impresión, como siempre, de que no servirá para nada.

Seguir leyendo

El peso del mundo

Las teorías de la conspiración no surgen por generación espontánea, nacen más bien de la falta de credibilidad que tienen algunas explicaciones que nos regalan nuestros jefes. Los gobiernos, cuando se producen atentados, guerras e incluso desastres naturales, en ciertas ocasiones ofrecen a la población unas versiones tan infantiles que resulta lógico cuestionar sus palabras.

Seguir leyendo